miércoles, 9 de enero de 2008

Emprendedores Famosos

A continuación les presento una pequeña reseña de algunos de los emprendedores más famosos del mundo, no está mal para empezar a tomar ejemplo.

Akio Morita (Fundador de Sony Corporation)

Formó su primera compañía con un capital de US$500.00. El primer producto fabricado fue una cazuela para cocinar arroz. Produjeron cien y no vendieron una. Fabricaron la primera grabadora en el Japón (cinta de papel, no existía el plástico) y tampoco se vendió. Durante ocho años estuvieron al borde de la quiebra.

Una vez superadas aquellas crisis y con la empresa por buen camino, se empecinó en construir un aparato estereofónico que sus ingenieros y mercadólogos le aconsejaban no hacer, pues sería un total fracaso. Morita insistió contra todo pronóstico, al extremo de llegar a decir: Si no vendemos cien mil piezas para finales de año, renuncio a la presidencia de la compañía.

Un Midas Oriental

Hoy conocemos aquel aparato de “dudoso éxito” como “Walkman”. El walkman se fabricó en 1979 y fue uno de los productos más famosos de Sony. Para efectos de resumir su gestión emprendedora, déjenme decirles que Akio Morita, entre 1955 y 1992, elevó las ventas de Sony de 2.5 millones de dólares a 29,000 millones anuales. Y por favor, no olviden que inició con quinientos dólares.

Algo interesante de este señor es que la edad no significó obstáculo alguno para emprender aficiones personales. Empezó a jugar tenis a los cincuenta y cinco, por ese mismo tiempo recibió su licencia de piloto de helicópteros. Aprendió a esquiar en la nieve a los sesenta y esquiar en el agua a los sesenta y cuatro. Después de cumplir los setenta, le gustaba correr en su motocicleta, subir a la montaña rusa y hasta hizo acrobacias en avión.

El caso de doña Berta

En Nicaragua se tiene un ejemplo como el de Berta Mairena, del Preescolar de su mismo nombre, que a los 75 años comenzó a tomar clases de piano en el conservatorio nacional. Doña Bertita celebró sus ochenta, brindando un recital ante unas trescientas personas. ¿Cuántas veces ha escuchado decir: lora vieja no aprende? ¿Aún lo cree?

Soichiro Honda (Honda Motor)

Hijo de un herrero que reparaba bicicletas. La familia era tan pobre que cinco de los nueve hermanos murieron de desnutrición antes de llegar a la madurez. Fue mal estudiante y faltaba mucho a clases. Prefería la experimentación, aprendía mejor por el sistema de prueba y error. Fue aprendiz de mecánica durante seis años hasta que consiguió dinero para establecer su taller. Una bomba dañó su pequeña fábrica de pistones durante la Segunda Guerra Mundial, y un terremoto en 1945 se la destruyó por completo.

En 1946, viendo que no conseguía gasolina para su automóvil, tomó uno de los muchos pequeños motores, que dejaban como sobrantes los soldados norteamericanos, lo instaló en su bicicleta y lo hizo funcionar con kerosene.

Los amigos comenzaron a pedirle que les armara bici-motocicletas, y así llegó la idea de fabricar algo que no tenía planeado. Creó su compañía de motocicletas a principios de los años cincuenta. En cinco años había eliminado a 250 competidores incluyendo japoneses. En 1963 había dominado a la reina de las motocicletas, la mismísima Harley Davidson, y otras importantes marcas. El negocio de las motocicletas llegó a constituir un mercado de tres mil millones de dólares anuales.

Con la incursión a la fabricación de automóviles en los años setenta, hay también mucho que contar. Baste decir que el Ministerio de Comercio e Industria nipón le indicó que mejor no lo hiciera, manifestándole que la nación japonesa, lo que menos necesitaba era otro fabricante de autos. Con el transcurso del tiempo Honda fabricó su primer automóvil, el Honda Civic. Y algo muy interesante, lo fabricó en 1974, en medio de la primera gran crisis mundial del petróleo. La Nissan y la Toyota vieron caer sus ventas en un 40% y las de Honda subieron un 76%

No quería graduados universitarios

Es sorprendente saber que el señor Honda no permitió que trabajaran en su fábrica graduados universitarios, pues pensaba que su formación dogmática les impediría salir a explotar lo desconocido. Recuerden que Honda fabricó el primer motor con el menor nivel de contaminación del mundo.

Cuando a Soichiro Honda le otorgaron un doctorado honorífico en una universidad de Michigan, Estados Unidos, dijo lo siguiente: “Mucha gente sueña con el éxito. Para mí el éxito sólo puede lograrse mediante el fracaso repetido y la introspección. De hecho, el éxito representa el uno por ciento del trabajo que da resultado, al otro 99% le llaman fracaso”.

Tom Monaghan (Domino’s Pizza)

Creo que a este señor lo recordamos muy bien, pues visitó Nicaragua con motivo de la donación millonaria que otorgó a la Iglesia Católica para construir la nueva Catedral de Managua. También apadrinó la Universidad Ave María, de San Marcos Carazo, con un millón de dólares.

Tom Monaghan tuvo una niñez conflictiva, sin recursos económicos y casi sin educación formal. Dueño mayoritario de la cadena de pizzas a domicilio más grande del mundo. Se inició en el negocio de las pizzas con una inversión de novecientos dólares, soportó varios incendios de sus locales, en tres oportunidades estuvo a las puertas de quebrar. En determinado momento tuvo que sortear cien demandas judiciales, mil quinientos acreedores y una deuda de millón y medio de dólares. Además, tres de sus socios conspiraron para sacarlo del negocio.

Una situación para volverse loco. Pero Monaghan tenía un objetivo, crear la cadena de entrega de pizzas a domicilio más grande del mundo, y lo logró. En 1977 tenía ya 75 expendios y continuaba quitando mercado a cadenas como Pizza Hut, la cual tenía para ese entonces tres mil sucursales. David contra Goliat.

Monaghan, en algún momento, manifestó que la educación formal no es necesaria para tener éxito en los negocios. La educación formal a veces es un obstáculo para el impulso creador. No obstante, ahora después de vender Dominos Pizza en 1.2 billones de dólares, está comprando y apadrinando universidades.

Jorge Ramos (periodista de Univisión)

Jorge no necesita presentación alguna. Lo vemos casi todos los días en el noticiero titular de Univisión. Hoy por hoy es uno de los mejores presentadores y reporteros para televisión de América Latina. Su éxito en el mundo periodístico es indiscutible. Pero Jorge tuvo que vencer muchos obstáculos para llegar a donde está. Desde el hecho de no sentirse atraído inicialmente por el periodismo, hasta emprender su misión: ser un reportero conocedor del mundo entero y los principales personajes que en él habitan. Veamos algunas semblanzas de Jorge, expuestas en su libro: “Lo que vi”.

......En un principio el periodismo me chocó. Me parecía absurdo tener que andar persiguiendo a la gente para hacerle preguntas.

......Mi salario daba risa, y cada vez que pedía un aumento me decían: “Aquí te pagamos con imagen”. Bueno, pues la imagen no me alcanzó. Con otras chambitas como organizador de campamentos para niños, me las arreglé para pagar la colegiatura de la universidad y la gasolina de un destartalado “bochito” (volkswagen) rojo.

.........en mis primeros programas salía brilloso como bola de boliche. Pero eso no era todo. Sólo tenía tres sacos que combinaban terriblemente con cualquier pantalón; usaba unas corbatas muy delgaditas que había heredado de mi abuelo Miguel.........

Insistir, persistir y nunca desistir

Podremos sacar muchas conclusiones de cada lectura como la anterior. Pero una que me parece importante es señalar que el Emprendedurismo no tiene una relación directa con el dinero. Claro, si se tiene algún capital o hay facilidades gubernamentales, el parto empresarial es menos estresante. En Nicaragua podemos encontrar ejemplos como el de Luis Silva, de Ferretería Sinsa, que decidió invertir sus ahorros y establecer su negocio, como el señor Antonio García de Ferretería Nejapa, que comenzó vendiendo cemento y clavos a la orilla de la carretera y bajo el sol.

Si volvemos a los famosos, encontramos que Akio Morita fue un emprendedor con ciertos recursos económicos. Honda, Monaghan y Jorge Ramos no lo fueron y pasaron momentos difíciles. Por otra parte, el Emprendedurismo tampoco se circunscribe al mundo de los negocios, es aplicable al gobierno, arte, deporte y cualquier proyecto verdaderamente deseado. Por eso presentamos el caso del periodista Jorge Ramos.

Obstáculos, crisis, amenazas existen, pero si se tienen metas claras y deseos de triunfo, hay que insistir, persistir y nunca desistir, sólo así se cumplirán las metas planteadas. Claro, sería mucho mejor si en Nicaragua existiese una política gubernamental amplia y sostenida que favorezca el desarrollo de los espíritus emprendedores. Confío en que pronto la tendremos, de nosotros depende.

1 comentario:

JuMuZ dijo...

excelente nota,espero ver mas